Solamente escribiendo, siento que digo lo que pienso.

jueves, 15 de abril de 2010

Cartas entre Jorge y su madre

Mi querida Mar me dio la idea de publicar la carta que Maribel, madre de Jorge, escribió a su hijo hace tiempo. Ella la ha ido incorporando en varios comentarios, pero es tan hermosa y emotiva, que merece un sitio de honor en este blog.

Entre las muchas cartas a su madre y familia que aparecen en el libro de Jorge, me he permitido escoger la que ahora publico porque es la mas tierna y amorosa. Creo que es bueno dejar hablar ahora al hijo y a la madre.

Gracias a todos los que alimentáis este blog con tanto cariño y respeto.

Sofía




Querida madre María Isabel:
                                                                                                    19 de Julio de 1998

Soy tu hijo Jorge, el que te salió más vulnerable y débil de los tres que has tenido. Verte sufrir estos días me hizo creer que mejor sería que Dios me llevase con Él. Quizás tengáis razón, y yo no quiera dejar las drogas, pero lo seguiré intentando.

Si por alguna razón muero, quiero que sepas que te admiro más que a ninguna otra persona de este mundo y, aunque te cueste creerlo, me has enseñado cosas tan importantes que siempre llevaré conmigo esté donde esté.

Tengo tanto miedo a vivir, que voy a buscar a ese Dios del que tantas veces me has hablado. Cuando lo encuentre, sólo tendrás que mirarme a los ojos para saber que Él está conmigo como lo está contigo. Os quiero tanto a todos que me entristece pensar en esta desunión que nos rodea, pero también sé que mi padre es el mejor padre, y que mis hermanos son los mejores hermanos, pero tú eres la más especial, y quiero pedirte perdón por el dolor que te he causado. Jamás lo hice con maldad.

Si ahora vuelvo a marcharme, estaréis conmigo siempre. Si por alguna razón desaparezco, os haré saber, tarde o temprano, dónde estoy y cómo me encuentro. Pero estad tranquilos, porque creo que esto difícilmente sucederá. Tengo mucho que conseguir, mucho por lo que luchar, y si llega algún día especial que todos esperamos, todo este dolor habrá valido la pena.

Tu hijo,
George W. Brown


Carta a mi querido hijo Jorge
Recordando un día 5 de mayo del año 2005

Querido hijo: Aquí estoy a los pies de tu tumba, en un día soleado, (religiosamente llamado mes de Maria, mes de Las Flores).

Hoy hace dos años que te fuiste en plena flor de tu existencia. El campo está a rebosar después de la lluvia caída en estos últimos días, y el sol calienta ya lo suficiente como para aligerarnos de las pesadas vestimentas del invierno; aunque el alma, por el resto de mi vida, continuará vestida con el luto riguroso de los recuerdos.

Cuando vinimos aquélla noche a Sotillo para preparar tu entierro, el viento arreció con furia, y parecía como si los árboles fueran a arrancarse de cuajo. ¡Que tristeza Jorge, aquel trayecto en esa lúgubre noche, habiendo tenido que dejarte en tan inhóspito lugar, donde abren en canal a quienes han tenido la fatalidad de morir de una forma fuera de lo normal. No hay palabras que puedan describir el sentimiento de impotencia y dolor, sabiendo que pasarías esa noche sin compañía alguna.

Todos salimos en caravana hacia el pueblo para prepararte el lugar donde tu cuerpo reposaría por última vez. Ahora si, por fin habías logrado coger ese sueño tan profundo que tanto ansiabas. A las seis de la tarde del día siguiente ya te habíamos preparado la sala del Tanatorio como si fuera tu propia casa.

De una noche dantesca pasamos a una primavera radiante. Recogimos flores silvestres del campo que colocamos en búcaros de barro y cobre. Del cuarto trastero, bajamos todo lo que pudimos encontrar: tu paleta de pintor todavía con el olor reciente de todas tus mezclas de colores. Cambiamos los cuadros que colgaban de las paredes por los tuyos y colocamos fotografías, algunos juguetes, tus recuerditos... todo, para que te sintieras abrigado y no te sintieras solo.

Llegó el furgón con tu cuerpo que colocaron frente a nosotros separados por una vitrina de cristal. Estabas envuelto en una especie de sudario de seda blanca con las manos cruzadas sobre tu pecho donde te puse un crucifijo y el rosario que tantas veces habíamos desgranado tu abuela y yo pidiendo un milagro. Tu pequeño habitáculo transitorio comenzó a llenarse de coronas de flores. La sala, quedo realmente muy acogedora. Pero si me dolió inmensamente una cosa: no haber podido contemplar tu rostro mientras te velábamos, pues tu tía Tochi dijo que sería mejor cubrirlo porque estaba amoratado. Entonces cogí el pañuelo de tu amigo Miguel y te tape con el. Si pude al menos darte el último beso sobre tu rostro gélido y de nuevo contemplarte y comprobar que te habías dormido como un niño recién nacido. Cerraron la caja y a hombros te llevaron tus dos hermanos y alguien más hacia la iglesia donde te ofrecimos una misa. Después, todos en procesión bajamos andando hasta el cementerio donde por última vez te dijimos adiós.

¡Cuantos adioses, a lo largo de nuestras vidas! ¿No es cierto Jorge? ¡Y cuantas lágrimas de vuelta a casa ya sin ti, cada vez que te dejaba en la estación Sur para regresar a Lisboa después de tus visitas relámpago. ¿Y quien nos iba a decir a los dos que este sería el último de ellos?

Me mandaron a dormir y nadie absolutamente nadie se quedo velándote. Todos nos fuimos pues a la mañana siguiente teníamos que dejar tu cuerpo bajo tierra. Luego, pasado el tiempo, me dolió no haber estado consciente de nada. Me manejaron como si fuera una marioneta, y lo que mas hubiera deseado es haberme quedado a velar tu cuerpo toda la noche. ¡Otra vez solo mi niño! Aún no me podía creer que ya no estabas en este mundo. Solo tu hermano David bien entrada la madrugada estuvo contigo durante dos horas llorando amargamente junto a tu féretro, en esa noche que debió ser para él, una de las más tristes de su vida. El hermano que jugó contigo, se sintió desmoronado quizás añorando esos momentos de la infancia cuando todo es juego, risas, y diabluras de niños... Posiblemente también sintió no haberte dado más abrazos...

¡Hijo de mi alma! ¿Qué puedo decirte hoy que me duela menos que ayer? Nada, porque el mismo dolor sigue ahí, agazapado, escondido, disimulado, disfrazado de una entereza que es ficticia, sólo de cara a los demás. Pero aquí entre los dos te confieso que lo que mas me consuela es poder venir al cementerio y sentarme sobre esta losa fría de mármol que cubre tu cuerpo, pues sentada sobre ella, pienso que puedo dar calor y alivio al tuyo tan repleto de heridas... Me inclino y te digo bajito que te quiero, que te echo de menos muchísimo, y que volvería de nuevo a vivir todo el dolor que sufrimos los dos con tal de tenerte otra vez a mi lado. ¿Qué es lo que falló en tu recuperación Jorge? ¿Qué hicimos mal? ¿Qué hicimos mal?

Quiero invitarte a que gocemos juntos de esta tarde tan preciosa, tan especial. Mira como las nubes se van desplazando sobre nosotros en el cielo. Son rosas, violetas, amarillas, azules, grises, anaranjadas... Esos mismos colores que tú dejaste plasmados en tus cuadros. Parece como si el cielo nos estuviera haciendo un homenaje con este atardecer. Los pájaros enloquecidos trinando sin parar, vuelan entrecruzándose por encima de las copas de los altos cipreses que te dan sombra, y parece como si fueran a chocar entre si. Y para colmo, mira este gatito que se ha incorporado en este momento. Está sentado justo enfrente de mí, y no se mueve. Nos mira como entendiendo lo que pasa. No me lo puedo creer. Es demasiado hermosa la escena. Sin poderlo remediar, de pronto un sin fin de lágrimas serenas resbalan por mis mejillas. Siento una profunda emoción dentro de mí. No sé porque me viene una imagen muy entrañable de aquéllos pequeños arroyitos que aparecían al principio de cada primavera sobre las praderas de nuestra querida "puerta del sol" cuando íbamos de paseo por la finca del Hoyo. Nada tendría que ver este recuerdo con mis lágrimas, pero ha surgido de repente, y simplemente me ha gustado recordarlo y compartirlo contigo.


Aún sintiendo esta pena en mi corazón que me ahoga por dentro, contemplando tanta belleza, desde este lugar sagrado donde reposas, percibo la caricia de consuelo que me envías. La seguridad de que estás conmigo de otra forma, me hace ver tu sonrisa traviesa y seductora que nos hacía resplandecer a los dos cuando todo iba bien. ¡Qué momento tan tierno, estamos compartiendo los dos en este mismo instante. Tan mágico, tan único, tan nuestro!

Es ya la hora de irme cariño mío. La tarde se va apagando lentamente, y los pájaros que antes revoloteaban tan ruidosamente, han debido retirarse a sus nidos para descansar de tanto alboroto. Las primeras estrellas comienzan a aparecer. Un airecillo, suave, pero fresco, ha empezado a levantarse, y de pronto me fijo en mi falda de campana color violeta y me quedo ensimismada contemplando el oleaje de la tela movida por el viento. Qué insignificante este detalle y, sin embargo, qué grandioso me ha parecido. Qué felicidad poder sentir el aire filtrándose por mis pulmones.

De pronto me siento sorprendida por otro oleaje de sentimientos que me invaden y no puedo resistirme a dejarme llevar por ellos, bajo esta luz apacible que va desvaneciéndose poco a poco, dejando paso a la penumbra de la noche.


Echo la última mirada a estas montañas que te rodean como si quisieran protegerte, y no puedo dejar de exhalar un hondo suspiro. ¡Qué majestuoso es todo lo que contemplo! La tierra, “nuestra tierra”, donde aprendiste a dar tus primeros pasos, tus primeros juegos, en aquéllos veranos interminables; la trilla en las eras, el olor a pinos y a jara, el panal de miel de Leonardo, los destellos de la luz de la luna, el olor a corrales y estiércol… Por ende el invierno con la Navidad, montando el belén, avivando el fuego de la chimenea contando mil cuentos… A veces la nieve. ¡Parecía un sueño!

Comenzando el otoño, las praderas se empapaban de agua después de una tormenta, y recuerdo tu impaciencia por salir a chapotear con tus botas de goma en cada charco que veías. ¿Cómo no ibas a gestar en tu alma todo ese amor hacia la poesía al contemplar tanta belleza? ¿Cómo no sentir nostalgia de todos esos momentos?

Todo lo que amaste, está aquí, a tu lado, acompañándote en tu eterno descanso.

Volveré mañana, y estaremos juntos de nuevo recordando tantas cosas.

Tu amiga del alma Kitty vino una tarde a traerte un gran ramo de rosas rojas, cuyos pétalos desprendidos, pronto emprendieron el vuelo con los primeros vientos del otoño.

No temas mi vida. El sol te dará abrigo mañana y los cipreses sombra. Los pájaros cantarán para ti. El gatito, ya no va a dejarte, pues te ha cogido cariño, y cuando yo no esté te hará compañía.

Ahora te dejo mil besos sobre tu nombre esculpido en el mármol, y otros mil sobre tu cuna de roble. Hasta mañana mi amor, que sueñes con los ángeles y nada temas, pues estoy siempre contigo.

Con todo el amor, tu madre
Maribel



Fotos con sus hermanos en la finca de la que habla su madre en la carta. Otra foto de la puerta del sol, también mencionada en la carta, en la que aparece con su prima Eva.






25 comentarios:

  1. Sofía,nos has traido en tus manos las letras y el amor entre madre e hijo..Es un homenaje tremendamente humano,que habla en silencio de tu grandeza interior y de tu amor por ambos..!

    Ello te honra y nos anima a seguir amando a los demás, a valorar sus virtudes y a aceptar sus defectos..A PROFUNDIZAR Y SEGUIR APRENDIENDO..!!

    Las cartas hablan por si solas del nivel humano y espiritual de los dos.Es un gratificante placer leerlas y ratificar su unión más allá del tiempo y la distancia..!

    Felicito a los tres por esa preciosa unión,que mantenéis en el sentimiento y que tu homenaje extiende y transciende a la categoría de "eterno.."

    Mi abrazo grande y agradecido,Sofía.
    M.Jesús!

    ResponderEliminar
  2. Hola Sofía y Maribel.

    Sólo mi más respetuoso silencio, expresaría lo que siento ante esta carta dictada por el dolor más desgarrador de todos los que puedan existir.

    Personalmente, me siento desarmada de florituras gramaticales que apenas dejen vislumbrar el sentimiento tan profundo que en mí despiertan estas letras.´

    Dejaros a las dos, mi más entrañable abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy muy, muy emocionada, y ¡caray! no se por donde empezar... Veamos...

    En primer lugar, decirte, QUERIDA AMIGA SOFÍA, que eres un Amor inmenso del cielo y todo lo que nos traes a este espacio de letras es una bendición...Jorge está muy cerca de todos nosotros y nos inspira en todo momento, así lo siento yo. Me han gustado muchísimo las dos primeras fotos, pues ahí es donde vemos claramente que hubo momentos VERDADEROS Y MÁGICOS entre madre e hijo...

    Mi niña, amiga del alma, te felicito por todo este trabajo que estás haciendo que es, sencillamente, muy especial, aunque no siempre esté recompensado como MERECES...
    Eres la continuación, clarísima, del AMOR que Jorge no ha podido seguir sembrando en el plano terrenal, en tu mano ha puesto esta ingente tarea que tú, querida amiga, estás sacando adelante, adelante...¡ERES UN SOL!

    La carta de Jorge me ha sumido en un profundo llanto pues me siento muy identificada con esos sentimientos...Y por miedo a herir sensibilidades, no diré más...

    QUERIDA MARIBEL:

    Tu carta, ya te lo dije, es muy emotiva y anegada de un profundo sentimiento de amor y ternura...creo que es lo más hermoso que una madre puede decir a su hijo...aunque se diriga a un plano distinto del terrenal...¡su valor es inmenso y eterno; y Jorge lo sabe!!

    Mi amor, mi respeto y todo mi cariño para los tres...

    :=(

    ResponderEliminar
  4. Ahora mismo se que me va a costar expresar lo que siento porque el dolor embarga mi pecho. He sentido como mío el sentimiento de la madre y el hijo al contarse de manera tan sublime todo su amor y entrega. De verdad que estamos frente a personas con una belleza espiritual increíble. Me siento muy unida a Jorge, a su madre, a su tía por la linda labor que realiza para mantener viva la llama del amor interior de Jorge, transmitiéndonos sus letras.
    Un abrazo muy grande y todo mi cariño para esta hermosa familia que gracias a Mar he tenido el gusto de conocer.

    ResponderEliminar
  5. Maribel: recibí tus bellísimos comentarios en el post de Rampy-cumple. Eres un amor. Un besazo. El fin de semana terminaré de leer los post que me faltan de aquí, ya son poquitos. Un abrazo muy grande a ti y a Sofía por esta maravilla que nos trae siempre.

    ResponderEliminar
  6. Mágnifico homenaje, ayer vine y leí la carta de Jorge y parte de la de Maribel. La emoción y la dimensión de la carta me hizo aplazar la lectura. Hoy he regresado a los desgarradores recuerdos que nos ofreceis de Jorge, pues es inevitable no empaparte con la gran carga emocional de una madre.
    Pasaré por la casa del libro de la calle Fuencarral y buscaré el libro. Quiero tenerlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Mis queridas Maribel, Sofía y Mar.
    Maribel, cuando vayas de nuevo a sentarte junto a esa fría losa de mármol, recuerda que no estás sola, iré contigo, para acompañarte y si me permites echar una pequeña " bronca" a Jorge por el dolor tan grande que ha traído a casa. Las fotos hablan por sí solas de que era un niño precioso y cariñoso a juzgar como te abraza. Me he quedado en silencio y sin palabras...
    Sofía, ¿que quieres que te diga? que gracias por traer estas bellas palabras, nos has dejado sin aliento y que me voy hacer asidua a este blog, no tengas dudas. ¡Qué curioso! Leyendo como su amiga Kitty trajo rosas rojas y los pétalos se desprendian y volaban... la brisa acariciando la falda violeta...el vuelo, la libertad...indudablemente el está volando en lo alto como los ángeles. Jolín, que me estaís haciendo llorar...
    Mar, mil gracias por haberme permitido que conozca a estas dos maravillosas mujeres. Espero que algún día nos podamos conocer las cuatro. Sería un día intenso. Un beso de todo corazón...

    ResponderEliminar
  8. Maribel dice:

    Empezaré por este último comentario de Rosi Lucía, y cuando tenga un rato libre continuaré contestando una por una vuestras respuestas como siempre muy gratificantes.

    Lucía: Primero bienvenida pues no sabía que habías entrado en nuestro blog.
    Ha sido muy emotivo tu comentario y también me ha emocionado, porque estos días estoy ultra sensible con todo.
    ¡Como has sabido captar todo lo expresado en mi carta a JOrge! En realidad los seres humanos nos asemejamos mucho en cuanto a nuestros sentimientos, (unas personas mas que otras),indudablemente, y según las tendencias temperamentales o poéticas que nos acercan en cuanto a saber valorar.
    Me ha gustado lo que sugieres de conocernos. Sería un placer, porque en estos medios, si se captan cosas, pero viéndose en persona se puede llegar mucho mas lejos.

    Un beso y gracias por tu exquisita apreciación.

    Tuya siempre. Maribel

    ResponderEliminar
  9. Maribel dice:

    ¡Antonio Misas! No tengo palabras yo tampoco para expresar mi agradecimiento por tan hondos sentimientos que te han inspirado la carta de JOrge y parte de la mía. Yo también lloré anoche releyendo las dos, pero a lágrima viva, y con sollozos...

    Estoy especialmente sensible. Son muchos los recuerdos, las tropelias de Jorge cuando consumía, mi dolor, su dolor, su silencio, mi silencio... ¡En fin!. Todo eso quedo atras y solo podemos nutrirnos de todo lo que dejo escrito este increible hijo que Dios me regalo.

    Reitero de nuevo mi agradecimiento. Espero que en el libro que compres de mi hijo, también puedas ver otras cosas que no sean solo criticas hacia la familia, porque supo reconocer el daño que causaron las drogas en nosotros, y al mismo tiempo expresó el gran amor que sentía.

    Un abrazo Antonio.

    Maribel

    ResponderEliminar
  10. Maribel dijo:

    Mi apreciada y querida Belkis: La talla espiritual no es solo nuestra si no de todos los que entráis aquí, igualmente rica y valiosa, porque sabéis apreciar la belleza y el contenido de lo que se expresa con el alma. Estoy muy emocionada, demasiado, porque hasta me siento aturdida y muy sensible. LLoro leyendo vuestros comentarios y mi cara ha envejecido dado el profundo sentimiento que reflejáis, en vuestros comentrarios, y atañen a los que yo siento. ¡Dios mío! ¡Es muy fuerte!... Como siga así no se que va a ser de mi. ¿Es posible que mi hijo este organizando todo esto aquí en la tierra?

    Ahora paso a cosas mas materiales. Me alegra que te llegase mi comentario en tu blog, pero no veas las veces que me metía y no entraba. Te ha debido llegar repetido setecientas mil veces. Estuve a punto de tirar la toalla.
    Yo también voy a seguir el recorrido que tú vas a hacer. Es bueno echar la vista atras, porque muchas cosas pueden pasar de largo.
    Yo he escrito bastantes cosas, pero si no se entra en lo antiguo, pues como que se quedo en el olvido como dice la canción.

    Un besote grande querida, y gracias de nuevo por todo.

    Maribel

    ResponderEliminar
  11. Maribel dijo:

    Ahora a ti, Capitana del barco. MAR ADENTRO: la super amiga y defensora de Sofía a ultranza contra viento y marea., que solo me conoce a traves, probablemente de otro tipo de comentarios y confidencias alejadas del blog, y tal vez un pelin también alejadas de la verdad.

    Tu sugerencia de hacer una nueva entrada en el blog con mi carta, sin duda ha inspirado a Sofia, para añadir la de Jorge , junto con las fotos que yo la envie, de los peques, y francamente he de decir que ha sido una sorpresa que me ha dejado muy emocionada y tambien agradecida a mas no poder. Ha sido un gran detalle, y no puedo decir nada mas. Solamente un enorme GRACIAS.
    Sin duda esto ha sido un gran acicate para seguir navegando por estos mares, aunque inevitablemente arrecie alguna que otra tempestad. ¡Asi es la mar,!,¡y asi son las cosas!....
    GRACIAS A LAS DOS.

    Bien sabes que siempre eres bienvenida por lo que impulsas y propones Mar. Solo una duda que me confunde.
    ¿Que quisiste decir con: -" Te felicito por esta gran labor que estas haciendo que es sencillamente muy especial aunque no siempre esté recompensado como MERECES..."—(Me refiero al “no estar recompensado como mereces”.)
    Ya sé que esta frase iba dirigida a Sofía, pero me he sentido aludida en ella y me ha producido una cierta tristeza.
    Perdona mi sinceridad. En cuestión de" NO DIGO MÁS POR NO HERIR SENSIBILIDADES"..., también me ha dejado algo confusa comparandolo con otras intervenciones tuyas anteriores. No lo entiendo muy bien.
    A parte de la maravillosa labor que esta haciendo mi hermana,(eso no admite discusión), ilustrando el blog con toda la riqueza de Jorge, + las cartas..¨Bueno…, es muy gratificante. Estoy feliz, y a la vez triste. Pero si me lo permites, me gustaria añadir algo.
    Todo ese material de Jorge que se está publicando, es gracias a que yo le confie a Sofía ese gran tesoro de sabiduría que tenía mi hijo. De no haberlo hecho así, no estaríamos nadie comentando lo que nos impresionan sus escritos, y mucho menos existiría esta blog donde nos estamos conociendo, y volcando nuestra admiración hacia el talento de Jorge. Creo que es de justicia tratar de reconocer esto. Despues viene la valiosa intervención de mi hermana que por supuesto nadie lo niega, pues con su sensibilidad, y su amor por Jorge, su espiritu y su don para el trabajo,no cabe duda que conjuntamente y uniendo todos los esfuerzos,cada cual el suyo) los resultados serán: una cosecha prospera y abundante, que rebosará sin dudarlo.
    Un abrazo para las dos y UN ENORME GRACIAS.
    Maribel.

    ResponderEliminar
  12. Hola Sofía, recibí tus dos comentarios en mi blog. El tema es que yo tengo los comentarios moderados, es decir que los mismos me llegan a mi correo electrónico y recién cuando yo llego a casa y enciendo el ordenador es cuando puedo publicarlos. Lo mismo va para Maribel. Lo hago así porque me gusta enterarme cuando alguien entra a leer post antiguos y si se publican en el momento ahí se quedan sin que yo me entere. Un besito muy grande a las dos.

    ResponderEliminar
  13. Queridas amigas y amigos:

    Os doy las mas emotivas gracias por vuestros comentarios. Me parece que todos hemos llorado con esta entrada.

    Aunque ya os lo he dicho muchas veces, me reitero en la alegría de saber que personas tan especiales, sensibles, profundas, mágicas, espirituales y auténticas, están acompañando a Jorge, y vibrando con su arte manifestado en cada una de sus palabras y sus cuadros.

    Jorge, que vivió y murió en la mas terrible de las soledades, es ahora un ser maravillosamente acompañado, respetado, comprendido y amado.

    ¡Sólo por encontraros mereció abrir este blog!

    ResponderEliminar
  14. Maribel dijo:

    Sin palabras... Sin comentarios....

    " Jorge murió en la mas TERRIBLE de las soledades. Es ahora un ser maravillosamente acompañado,RESPETADO , COMPRENDIDO Y AMADO".

    SIN PALABRAS.... SIN COMENTARIOS....

    Solo Dios podrá juzgar estos hechos.

    "No juzguéis, y no seréis juzgados". "Con la misma medida que midáis, se os medirá,"..

    Que cada cual saque sus propia conclusiones.

    Un saludo,
    Maribel

    ResponderEliminar
  15. Maribel Dice:

    ¡Por Dios!. Ultimamente, creo que no soy yo la que escribo cuando leo alguno de mis propios comentarios. Me cuesta crer lo que digo.

    Al leer que "JORGE MURIO EN LA MAS TERRIBLE DE LAS SOLEDADES, enseguida me puse a la defensiva,interpretando las cosas de una forma a lo mejor muy erronea y poco reflexiva. Esta reacción motivada por muchas circunstancias dolorosas del pasado, , hacen que yo me comporte algunas veces de modo un poco irracional y aún queriendo hacer el bien,hago el mal que no quiero, sin ir al trasfondo de lo que otros dicen y entonces me enfado y creo que todo y todos van a por mi.
    Pero bueno, a todo hay que sacarle su lado positivo. Yo misma estoy aprendiendo que debo de ser menos apasionada y no quejarme tanto de las cosas, y ver la buena intención en vez de sacarle tres pies al gato. Estad seguros, que yo a mi misma me autoregaño, y a lo unico que aspiro es a vivir en paz, e intentar cueste lo que cueste amar a en vez de criticar, o pensar mal de los demas. Aprendo con dolor, pero si voy viendo mas claro el horizonte, y voy dando mis pasitos lentamente, pero creo que intentandolo de verdad. No quiero sembrar enemigos a mi paso sino AMOR.

    El silencio en el blog es un signo evidente de que algo pasa.

    Solo quise decir que (por fortuna) si es que a eso se le puede llamar así, tuvimos (la suerte) (..?..) de que Jorge muriese en casa habiéndole dado un beso de buenas noches y un colacao que le encantaba. Pero desgraciadamente nadie podía sospechar que esa noche se iba a ir para siempre. ( Lo demas…, de mis comentarios, sobraba.)Hay que reconocerlo. "Una repipiez insoportable".

    Esta tarde tuve una larga charla con un director espiritual (UN SACERDOTE IMPRESIONANTE), Y ME ACONSEJO SER prudente, amable y actuar siempre con benevolencia y discernimiento, y no me quejase, ni me dejase llevar por mis impulsos y que amase, amase y amase... Me puso el ejemplo de Cristo cuando estuvo frente a Pilatos que no abrió la boca.

    Como véis ,¡ algo muy facilito…! pero que cuesta.. ¡Vaya que si cuesta!.. (Que me lo digan a mi.) Veremos a ver si lo logro pues es mi penitencia para esta semana.

    Bueno, pues nuevamente me toca pedir que me disculpeis todos aquéllos a quienes haya molestado. Tened paciencia conmigo. No sé que me ocurre, pero es como si otra persona hubiera tomado posesión de mi, porque realmente yo no suelo ser así y me estoy comportando como una idiota.

    Resulta que por tomarme las cosas tan a pecho,me defiendo a capa y espada, y eso no está bien. Haré caso a mi director espiritual, a ver si consigo mejorar.

    De verdad, lo digo de corazón.

    Gracias a todas por vuestros magnificos comentearios. Sois estupendas, y sumamente amables y tolerantes conmigo.
    Un gran abrazo,

    Maribel

    ResponderEliminar
  16. Reconocer los propios errores es un signo de nobleza del alma. Me alegra mucho este comentario tuyo y te lo agradezco. Efectivamente, la verdadera Maribel, a la cual yo amo, es una persona alegre y llena de buena voluntad, pero el gran dolor que lleva en su interior a veces le hace ver enemigos donde no los hay y defenderse ante ningún ataque.

    ResponderEliminar
  17. Maribel dijo:

    Gracias hermana:
    Te agradezco tu comentario. A veces me ofusco, pero ya he explicado la razón. No soy yo, cuando respondo así. Debe ser el mismísimo diablo que cuando mejor quiero ser, más me va poniendo él la zancadilla para que caiga. Cuanto mas rezo, mas difícil me lo pone, pero con el guía que ahora tengo, todo va a ir mejorando.

    Lo importante es levantarse en cuanto tengas la menor recaída, y eso espero que Dios me ayude a conseguirlo. No quiero tener enemigos, sino amigos, y no ser tan mal pensada, porque reconozco que lo soy, y mucho.
    El respeto a las personas piensen como piensen es básico y esencial. Esto lo escucho cada día, en los medios que frecuento, o sea que no puedo fallar a quien me instruye para que obre el bien hacia todos sin acepción de personas. A TODOS, dando amor incluso a aquellos que no me caigan tan bien.

    Un abrazo muy especial para tí hermana, y: ¡De colores! GRACIAS POR TODO.

    Maribel

    ResponderEliminar
  18. No LLores Si Me Amas

    No llores si me amas,
    Si conocieras el don de Dios y lo que es el cielo!

    Si pudieras oír el cántico de los ángeles
    y verme en medio de ellos!
    Si pudieras ver desarrollarse ante tus ojos; los horizontes, los campos
    y los nuevos senderos que atravieso!

    Si por un instante pudieras contemplar como yo,
    la belleza ante la cual las bellezas palidecen!
    Cómo!...¿Tu me has visto,
    me has amado en el país de las sombras
    y no te resignas a verme y
    amarme en el país de las inmutables realidades?

    Créeme.
    Cuando la muerte venga a romper las ligaduras
    como ha roto las que a mí me encadenaban,
    cuando llegue un día que Dios ha fijado y conoce,
    y tu alma venga a este cielo en que te ha precedido la mía,
    ese día volverás a verme,
    sentirás que te sigo amando,
    que te amé, y encontrarás mi corazón
    con todas sus ternuras purificadas.

    Volverás a verme en transfiguración, en éxtasis, feliz!
    ya no esperando la muerte, sino avanzando contigo,
    que te llevaré de la mano por
    senderos nuevos de Luz...y de Vida...
    Enjuga tu llanto y no llores si me amas!

    (San Agustín)

    Para tí Maribel
    Con cariño y respeto.
    ♥Alicia

    ResponderEliminar
  19. Después de estar escribiendo cerca de una hora de reloj, se me ha ido todo al "cielo" después de apretar no sé qué tecla por accidente... Y confesando, por supuesto que mi presupuesto para cleanex no me llega cada vez que me meto en este blog, al que he de confesar me cuesta entrar precisamente por esto: me pongo a llorar a lágrima viva, y ya no existen nada más que mis lágrimas, ni vuestros posts, ni mi ordenador ni nada de nada ,la vida se reduce a mis cleanex que es lo único que necesito de verdad en estos momentos... Os digo ya de entrada, que nada de lo que digo ahora ,es lo que estuve escribiendo dese hace una hora...
    Era como el pergamino de algún faraón perdido en Egipto y, al final, en verdad sólo quiero decir que si lloro no es porque busque analogías entre lo que habéis vivido vosotros y lo que haya vivido yo, de igual manera que nunca comparo un amanecer con otro, ni un ocaso con otro, ni una noche con otro, ni una luna con otra....Cada uno de vosotros sois únicos, y os veo desde fuera, como el que ve una película basada en hechos reales y simplemente se emociona al verla...

    Querido Jorge:
    No me extraña que tú fueras como fuiste: tuviste a quien salir. Tu obra es una maravilla, pero tu madre, ¡Dios!, tu madre es una escritora y una señora de los pies a la cabeza, al igual que tu tía Sofía y..., querido mío, si te digo esto que tú ya sabes, es para decírselo a ellas, y también en tu nombre que sé que me empujas --ahora que empiezas a conocerme, como yo a ti-- a hacerlo porque tú también quieres decírselo y, desde aquí yo se lo puedo decir, no sé si más fuerte, pero sí, de una forma más física...
    Estoy muy orgullosa de ti, y muy orgullosa de tu familia, que está aquí contigo y nos deja entrar a todos a disfrutarte, a disfrutaros (aunque sea a lágrima viva)...

    Volveré, amigo, volveré. Volveré, amigas, volveré a vuestra luz.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  20. Queria Sofía, como de forma telepática, nuestros comentarios se cruzaron de forma "mágica", (aunque lo hayas descubierto días después). Seguro que Jorge tenía ganas de deciros todo lo que os dije pues fue terminar de enviároslo y al entrar yo a mi blog, encontrarme con el tuyo...Y es que la magia existe, siempre, en la belleza: lo que todos vosotros captáis de maravilla.
    Un abrazo aún más fuerte y la emoción como siempre, me la dejas puesta.

    ResponderEliminar
  21. La verdad que si la poesía es sentimiento, este escrito de una madre-rota es penetrante y desconsolador. Intuyo que debes de agarrarte a los recuerdos bellos que compartiste con él y como recompensa tendrás el reencuentro en la Vida Eterna. Ten paciencia y mitiga esta separación temporal con toda su obra-humana y también la artística.
    Un fuerte abrazo y una oración por él y por ti.
    Rosa María

    ResponderEliminar
  22. Maribel dijo:

    Sin palabras... Sin comentarios....

    " Jorge murió en la mas TERRIBLE de las soledades. Es ahora un ser maravillosamente acompañado,RESPETADO , COMPRENDIDO Y AMADO".

    SIN PALABRAS.... SIN COMENTARIOS....

    Solo Dios podrá juzgar estos hechos.

    "No juzguéis, y no seréis juzgados". "Con la misma medida que midáis, se os medirá,"..

    Que cada cual saque sus propia conclusiones.

    Un saludo,
    Maribel

    Querida Maribel: La verdad que no creo que nadie juzgue. Lo que sí es digno de agredecer que vuestros sentimientos de dolor y alegría, queden arreigados a la vida como ejemplo. La droga y otras sustancias tóxicas son la gran problemática de nuestra juventud, pero no comprendo como siempre les va a tocar a los mejores. No conocí a tú hijo a nivel personal, pero me llega lo que pude leer para decirte que era un ser tierno.

    Un abraciño,
    Rosa María

    ResponderEliminar
  23. Buenas tardes.

    Les escribo desde Santo Domingo, capital de la República Dominicana.

    He quedado impactada con la historia de Jorge pues me toca muy de cerca ya que en este momento atravieso una situación similar con un ser querido y me gustaría adquirir el libro. Quiero saber si está disponible en el país?

    Un abrazo.

    Diana.

    ResponderEliminar
  24. Querida Diana:
    El libro lo puedes conseguir por internet. Está publicado en Editorial Obelisco.
    Gracias por tu interés.
    Sofía

    ResponderEliminar
  25. Saludos a tod@s

    La vida actúa de muchas formas y siempre sabiamente, Dios eres tu, soy yo, somos todos. Experiencias como la de Jorge te hacen reflexionar y ayudar a construir tu puente, por lo menos es lo que esta sucediendo conmigo.

    Mando mucha energía y amor espiritual a las personas que quieran recibirla.

    Una canción que demuestra el como me siento y posiblemente como se sentía Jorge y algunos de ustedes:

    https://www.youtube.com/watch?v=yhS9LnDoo_w

    Gracias a tod@s

    ResponderEliminar